El Emperador de Los Andes en Pailalén.

En algunas ocasiones Pailalén recibe la imponente visita del Emperador de Los Andes, el Cóndor Andino, que ostenta el título de ser el ave voladora más grande del mundo.

Como un ser mitológico que nos regocija e impresiona con su majestuosa presencia.

Es una especie monotípica, ya que no tiene subespecies. Pertenece a la familia de aves Catártidas (Cathartidae), nombre que deriva del griego “kathartes” que significa “el que limpia”, característica clave de su condición de animal carroñero.

Vultur gryphus

  • Deriva de la palabra quechua “kuntur”, que significa buitre.
  • Del ser mitológico “Grifo”, que es mitad águila y mitad león.
  • El manke o mañke (cóndor), junto al águila y el puma, es una de los de mayor rango en la jerarquía de los animales sagrados mapuches.
  • A los 8 años completa su desarrollo, logrando el típico plumaje blanco y negro.
  • Puede vivir más de 75 años en cautiverio

Los cóndores pasan la noche en grietas o cavernas entre las montañas compartidas con otros adultos, subadultos y juveniles de la misma especie. Suelen usar varios sitios de descanso, dependiendo de la disponibilidad de alimento en el área. Estos lugares se conocen como dormideros, buitreras o condoreras, y se encuentran en riscos altos, protegidos del viento, la lluvia y depredadores.

Puede volar en parejas, grupos y en en solitario.

Condiciones básicas para su subsistencia:

  • Vientos o corrientes ascendentes de aire que les permitan volar alto.
  • Un suministro adecuado de carroña y animales muertos.
  • Terrenos despejados para descubrir la carroña desde la altura.

La cercanía a algunas zonas habitadas por el hombre lo ha llevado a frecuentar basurales de campamentos mineros altiplánicos en busca de desechos.