La NASA prueba su “platillo volador” para viajar a Marte en el futuro Junio 3, 2014

Un sofisticado vehículo volará sobre el Océano Pacífico para saber si será capaz de aterrizar en la superficie del Planeta rojo cargado con tripulantes y mercancías.

La NASA ya tiene todo preparado para poner a prueba su “platillo volante”, un vehículo para aterrizar en Marte cuya forma de disco le ha valido el curioso apodo. Esta previsto que el aparato, denominado en realidad desacelerador supersónico de baja densidad (LDSD) surque los cielos sobre un área de misiles de la Marina de EE.UU. en Kauai, Hawái. La prueba será retransmitida en directo a través de la web de la agencia espacial.

La agencia espacial planea futuras misiones a Marte (y quizás a otros planetas) más complejas y ambiciosas, con estancias de larga duración, que involucran el traslado de seres humanos y cargas pesadas, para lo que hace falta una nave más grande y pesada.

El objetivo del proyecto LDSD es ver si el vanguardista vehículo de prueba impulsado por un cohete funciona tal y como se espera. La prueba simulará la entrada, descenso y aterrizaje de una nave espacial a través de la atmósfera marciana. «Después de años de imaginación, ingeniería y trabajo duro, pronto comprobaremos cómo trabaja nuestro ‘keiki’ o ‘ka honua’, nuestro ‘chico de la Tierra’», dice Mark Adler, responsable del proyecto en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California. «Si nuestro ‘platillo volante’ alcanza sus objetivos de velocidad y altitud, será un gran día».

Durante el experimento, un gran disco parecido a un plato que lleva un desacelerador inflable con forma de tubo y un sistema de paracaídas será colocado a una altitud de 120.000 pies (37 km) por un globo de helio. Después de ser liberados del globo, los cohetes elevarán el plato al borde de la estratosfera, alcanzando velocidades supersónicas (casi 4 veces la del sonido). Entonces, el desacelerador se inflará, frenando el vehículo, y un paracaídas se desplegará para depositarlo en la superficie del océano 45 minutos después.

El vehículo de prueba lleva varias cámaras a bordo que mostrarán todo el ejercicio. El ingenio sucede al sistema de correas que utilizó el rover Curiosity para posarse sobre Marte en agosto de 2012.

FUENTE: ABC.ES

Dos asteroides se acercan este martes hacia la Tierra

Son el 2014 HQ124 y el 2014 KH39. El camino que transita uno de los dos se podrá seguir por Internet. Descartan cualquier tipo de impacto.

Un asteroide, denominado 2014 KH39, pasará este martes, 3 de junio, a las 16:00 horas de Chile, a una distancia de 438.480 kilómetros de la Tierra, solo un 10% más de la distancia que nos separa de la Luna. La roca espacial discurrirá a una velocidad de 11 kilómetros por segundo a través de la constelación de Cefeo, cerca de la Osa Menor.

Los observadores en el centro de Europa y África tendrán cielos oscuros para el evento, sin embargo, una magnitud 17 hace al asteroide demasiado débil para que sea detectable por los telescopios de aficionados. El Proyecto Telescopio Virtual ofrecerá imágenes en tiempo real y comentarios en vivo durante el sobrevuelo. No hay peligro de impacto.

2014 KH39 fue descubierto el 24 de mayo por el telescopio automatizado Sky Survey del Monte Lemon. Nuevas observaciones han determinado que su tamaño es de unos 22 metros. Eso es un poco más grande que el asteroide de Chelyabinsk, que explotó en miles de pequeños meteoritos rocosos sobre Rusia en febrero de 2013.

Justo detrás de 2014 KH39, se acerca a la Tierra el asteroide 2014 HQ124, que pasará más lejos, a 3,3 veces la distancia a la Luna el 8 de junio. Con un diámetro estimado de 650 metros se espera que llegue a ser brillante, con una magnitud 13,7. Los observadores del hemisferio sur podrían seguirlo con telescopios de 8 pulgadas y más grandes mientras se mueve por las constelaciones de Horologium y Eridanus la mañana antes del máximo acercamiento.

Hasta la fecha, el programa de seguimiento de objetos cercanos a la Tierra han descubierto un total de 11.107 rocas espaciales, de las que 860 tienen un diámetro de 1 kilómetro o son más grande. De ellos, 1.481 se han clasificado como potencialmente peligrosos.

FUENTE: ABC.ES